miércoles, 29 de enero de 2014

El Chapo Guzmán envió grupos de sicarios a Filipinas


El cártel del Pacífico, encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán habría enviado a Filipinas un “escuadrón de la muerte” para silenciar a sus presuntos cómplices detenidos, en una señal de su creciente interés en los mercados asiáticos, indicaron el diario Philippine Daily Inquirer y el grupo de análisis InsightCrime. 

El diario atribuyó su información a Virgilio Méndez, director de la Oficina Nacional filipina de Investigaciones (NBI por sus siglas en inglés) que dijo haber sido enterado por “una agencia antinarcóticos extranjera” de la “inminente” llegada de los asesinos “para silenciar” a presuntos asociados arrestados el mes pasado. 

"Recibimos reportes de inteligencia confiables acerca de los supuestos asesinos, pero también tenemos que validarlos", manifestó Méndez. Pero a reserva de confirmación, “hemos alertado a las agencias interesadas”, agregó. Con todo, el periódico aseguró que un alto funcionario de la misma NBI mostró a sus reporteros las fotografías de los presuntos asesinos a sueldo. 

InsightCrime, un grupo de análisis sobre crimen basado en Washington, consideró sin embargo que la información conocida apunta menos a una “invasión” que a una búsqueda de contactos con las redes de distribución. La versión en todo caso sería una indicación del interés de los grupos delictivos mexicanos por intervenir activamente en los mercados mundiales de drogas, especialmente en Asia. 

En diciembre de 2013, la policía filipina hizo una redada durante la que incautó 84 kilos de metanfetaminas, por valor de alrededor de 9.4 millones de dólares, informó la Associated Press. De acuerdo con las autoridades el dueño de la propiedad donde se encontraron las drogas, un filipino-estadunidense llamado Jorge Torres, sería el contacto principal para el Cartel del Pacífico en el país. 

La policía detuvo después a tres mexicanos oriundos de Sinaloa que se cree están relacionado con Torres.  

Vínculos 

Los documentos judiciales relacionados con el caso dicen que la vigilancia policial mostró vínculos entre la banda y Horacio Torres Hernández, un supuesto “operativo de nivel medio del Cártel del Pacífico” que está en el país desde finales del año pasado. 

Torres Hernández estaría en búsqueda de conexiones en Filipinas junto con una red de tráfico de China dirigida por Gary Tan, uno de los hombres arrestados en la redada. Fuentes de las fuerzas de seguridad que intervinieron dijeron al Philippines Daily Inquirer que el cártel no estaba “muy arraigado” en el país y que hay varias organizaciones narcotraficantes extranjeras que buscan acceso al mercado filipino. 

De acuerdo con InsightCrime, la idea de enviarlos para explorar el terreno “es consistente con la forma en que el cártel del Chapo Guzmán trabaja fuera de México: buscan aliados locales y canalizan sus operaciones a través de ellos, envían de supervisores y pistoleros”. 

Presentan más cargos al Z-40 Un jurado investigador estadunidense agregó cargos de asesinato y acusaciones adicionales de tráfico de drogas contra el líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, conocido como Z-40, anunció ayer la fiscalía del distrito este de Nueva York. Treviño fue detenido en el norte de México en julio del 2013, pero Estados Unidos busca su extradición. 

La nueva acusación incluye conspiración para asesinar a rivales de Los Zetas, miembros de Los Zetas, policías y miembros del Ejército mexicano, además de cargos adicionales de distribución de cocaína en Estados Unidos. A Treviño Morales ya se le buscaba en Estados Unidos por cargos de tráfico de drogas. Según la nueva acusación en Nueva York las conspiraciones para llevar a cabo los asesinatos ocurrieron entre septiembre del 2004 y julio de 2013. 

Treviño Morales, considerado uno de los más violentos capos de la droga de México, fue capturado el 15 de julio por la Marina mexicana, junto con otras dos personas, en un camino de tierra en las afueras de Nuevo Laredo, en la frontera con Laredo, Texas.