Entrar a pagina

jueves, 24 de julio de 2014

El Cártel de Sinaloa sigue operando y con varias cabezas

* El cártel, hidra con más cabezas que la mitológica
* Cuando cayó ‘El Chapo’ ya había media docena para ocupar su lugar
* Se rumora que ‘El Azul’ no está muerto y es el verdadero jefe
* ‘El Mayo’ daría la cara y sería el próximo capo detenido
* Otros cárteles temen enfrentarlo y respetan su territorio
CIUDAD DE MÉXICO.- Tal y como lo previeron especialistas en materia del narcotráfico, la caída de Archibaldo Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera y la supuesta muerte de Juan José Esparragoza Moreno, "El Azul", no originó un baño de sangre como lo esperaban las autoridades antidrogas, debido a que se trata de una gran empresa, con varias cabezas, cuyo poder impone miedo a las demás organizaciones criminales como para disputar su territorio.

Tras la captura de Guzmán Loera y la presunta muerte de Juan José Esparragoza Moreno, "El Azul", las altas autoridades antidrogas presagiaron una ola de violencia entre los demás cárteles de la droga por la disputa del territorio que, aparentemente quedaba vacante.
Vaticinaron incluso que el Cártel del Golfo y el de Juárez podrían ser los principales protagonistas a fin de empoderarse principalmente en Sinaloa, bastión del también llamado Cártel del Pacífico y de no menos de una veintena de estados de la república.
A diferencia de los responsables de combatir al narcotráfico, especialistas en la materia, como Javier Oliva, académico de la Universidad Autónoma de México; Alberto Woolrich Ortiz, destacado penalista y Samuel González Ruiz, ex director de la desaparecida Unidad Especial en Delincuencia Organizada (UEDO) de la PGR, señalaron que nada pasaría.
Puntualizaron que "El Chapo" sabía perfectamente que o iba a la cárcel o terminaría muerto por sus adversarios o por los mismos miembros de su organización, de tal suerte que optó por la primera alternativa.
ESTRUCTURA ESTABLE
No se prevén disputas al interior del Cártel de Sinaloa ni tampoco por las entidades donde se ha aposentado, porque tiene gran estabilidad en su estructura, la cual no recae en un solo individuo, coincidieron los especialistas en temas de seguridad.

En términos de organización, detalló Javier Oliva, el grupo de Joaquín Guzmán tiene una ventaja sobre los otros: las responsabilidades no solamente están concentradas en una persona, lo que le da mayor estabilidad ante una detención importante, como en el caso del capo, capturado en Mazatlán, Sinaloa.
González Ruiz, por su parte, indicó que no pueden darse disputas de territorio ni brotes de violencia a gran escala y no la va a haber porque el cártel es bastante estable.

A su vez, Woolrich Ortiz, también presidente de la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., acotó que el cártel, llamado también "Federación" tiene una configuración amplia, por eso le llaman así, es decir que no es sólo un grupo, sino la unión de varios.
Pero además —precisó— porque no es un asunto de liderazgo jerárquico, no hay que confundirlo con un asunto meramente de una corporación, sino que es un conglomerado de estructuras criminales.
‘EL AZUL’, SUCESOR
DE ‘EL CHAPO’

Se dice, pese a la supuesta muerte de Esparragoza Moreno, que Ismael "El Mayo" Zambada García o el mismo "Azul" podrían haber sido los sucesores de "El Chapo" en el organigrama de la organización criminal, no obstante que las autoridades antidrogas también han vaticinado que el próximo capo capturado sería "El Mayo".

Algunos de los cárteles antagónicos al de Sinaloa, han sido seriamente afectados, como el del Golfo, el de los Arellano Félix, Los Zetas o Los Caballeros Templarios, pero éstos eran liderados por un solo individuo, por lo que su estructura se fragmentó y dieron pie a disputas internas y a su fragmentación.
Los expertos ven como improbable que otros cárteles intenten ya no apoderarse, sino siquiera entrar al territorio del cártel de Sinaloa, considerado el más poderoso de México y si bien pueden darse algunos ajustes de cuentas, nada que pretenda asumir la supremacía de la organización.

En la mayoría de las organizaciones criminales, la detención o el abatimiento de un capo, como Miguel Treviño Morales, Nazario Morerno González, "El Chayo"; Heriberto Lazcano, "El Lazca" o Luis Fernando Sánchez Arellano. "El Alineador" del Cártel de Tijuana, provoca disputas, brotes de violencia al interior de las mismas organizaciones, pero en el caso de Sinaloa no se da esa posibilidad, o cuando menos es remota, dado el férreo control interno que mantienen en su estructura.
Sí resulta afectado el cártel, pero los demás miembros, anticipadamente, ya habían tomado prevenciones de todo tipo, como el buscar, adiestrar y preparar concienzudamente a quien ocuparía su lugar, por lo que no se da una fractura interna.

EL ANONIMATO
Hay ocasiones en que la detención o el abatimiento de tal o cual capo, no fue el resultado de acciones de sus rivales en el trasiego de droga, sino de parte de los mismos integrantes de su organización que lo consideran ya innecesario, bien porque sus decisiones ya no son acertadas o porque es "demasiado visto" y entonces deciden eliminarlo de la manera que sea.

Lo más preciado para un narcotraficante de cierta importancia, es sin duda el anonimato, pues entre menos se le conozca, entre menos se hable de él, el grupo puede operar más libremente, sin ser perseguido.

De tal suerte, concluyen los expertos, el llamado Cártel de la Federación o de Sinaloa sigue operando a todo vapor, bien en manos de "El Mayo", el supuesto muerto, "El Azul" o alguno de los demás miembros, desconocido para la misma autoridad, pero con las características que exige el ser un barón de las drogas.



Se esfuma el ‘Chapo Isidro’: Diez días de operativos en el norte

El helicóptero Black Hawk gris se elevó desde la grama el estadio de béisbol Ángel Flores, mientras en tierra comandos de infantería de Marina recorrían las calles de esta ciudad en vehículos artillados y unidades blindadas, tanto civiles como patrullas.

A decenas de kilómetros de ahí, en la sindicatura de Bamoa, unidades de infantería “peinaban” la zona e instalaban puntos de observación y revisión de unidades.

En sentido contrario, en el estado de beisbol de Estación Naranjo, el helicóptero MI-27 de rescate y transporte de tropas de asalto permanecía en tierra. La tropa, expectante, pero amable.

La infantería de Marina encara a los reporteros, pide identificaciones, pero no impide el trabajo reporteril. Sólo recomienda no tomar fotografías o cuidar las matrículas. Más bien les interesa conocer la opinión y preguntan ¿Qué dice la población de estos operativos, de nosotros? Sonríen, abordan sus unidades y continúan en su quehacer.

Dejan a los reporteros permanecer en el teatro de operaciones. Es el corazón de la búsqueda de miembros del cártel de Guasave. Ahí se caza a Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro, líder de la agrupación y a dos de sus únicos testaferros que se sabe quedan con vida, Jesús González Peñuelas, el Chuy González, y Conrado “N”, el Conrado, que operan en la zona norte de la entidad.

Un infante de marina dice: “¿no que muy valientes, que les entraban a todos, que podían con todos, que se topaban con todos?, ¿por qué se fueron? ¿Por qué no le entran?”

Y sentencia: “Donde estén entierrados (escondidos) los vamos a sacar”. No dice más, flanquea el paso y pide. “Nada más hasta ahí, gracias”.

Otro infante de marina cuenta que casi ninguno de los que integran los comandos se conoce entre sí. Ello porque estaban acantonados en distintas comandancias del país, distribuidos en puertos o ciudades costeras. Que todos fueron reunidos por sus especialidades. Hay artilleros, fusileros, pilotos, personal de inteligencia, analistas de información… Todos tienen algo en común: experiencia en operaciones tierra-aire, diestros con las armas, corta o largas, y todos van sobre un objetivo: el cártel de Guasave.

Nadie sabe cuánto tiempo van a permanecer en esta región, porque tampoco supieron cuando llegaron. Un día los acuartelaron, sin recibir instrucción. Fueron montados en helicópteros o camiones y transportados a una región desconocida. Sabían que era peligroso, que habría disparos y de seguro muertos. Así llegaron, con la adrenalina al cien.

Fueron montados en patrullas blindadas, unas doble rodado artilladas, otros en civiles, de cuatro puertas.

Así, una sección del comando llegó a una casa en Estación Naranjo, en Sinaloa municipio. Pocos en el grupo lo sabían, pero era el inicio del exterminio de los testaferros de Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro.

De acuerdo con las diligencias ministeriales, contadas por altos funcionarios de la Procuraduría General de la República y de la Procuraduría General de Justicia del Estado, las escaramuzas comenzaron a las 13:00 horas del jueves 10 de Julio. Afuera de la casa de Estación Naranjo estaba estacionada una camioneta de redilas, Ford, de color blanco, y un auto 300, de color gris. El único morador de la vivienda echó a correr, disparando, cuando vio a los militares. Los infantes respondieron el fuego. El civil murió en el interior. Tenía dos pistolas: una calibre .9 milímetros y otra .22. Era José Martín Apodaca Guzmán, conocido como el 32. Informes de inteligencia ministerial lo ubicaban como brazo armado cercano a Meza Flores y jefe de sicarios del cártel de Guasave.

Los marinos registraron la casa y encontraron una bolsa con guarumo (sobras de hojas, tallos y semillas molidas de mariguana), semilla para la adormidera y carrujos.

La búsqueda reveló que en realidad la casa era un arsenal. De adentro sacaron 12 chalecos antibalas con placa de acero, tres granadas de mano, cinco radios Motorola, 92 cargadores para pistolas .25, .9 milímetros, .45, y 5.56 milímetros, conocidos como matapolicías, y para fusiles AK-47 Cuerno de Chivo, G-3 y Barret. También encontraron 3 mil 580 balas, desde calibre .22 hasta 50.

En la caja de la camioneta doble rodado se encontraron un fusil calibre .9 milímetros, un AK-47 Cuerno de Chivo, un Barret y un rifle .22

Cuatro horas y media después de ese tiroteo, a las 17:30 horas y a seis kilómetros de distancia de El Naranjo, en el poblado El Aguajito, Sinaloa, otro comando ubicaba a un grupo de personas armadas, iniciándose el segundo enfrentamiento a balazos. Ahí quedaron dos muertos, y el grupo más nutrido escapó. Eran, según las diligencias de identificación, Isidro Gastélum Luque, el Dos Letras, el Chilo o el 02, y Jesús Miguel Pacheco Samaniego, conocido como el Pecas, Joes, Medio Kilo, Miguelito Manchas o el Junior.

Al primero, los informes de inteligencia ministerial lo consideraban mucho más peligroso y sanguinario, pues era jefe de seguridad de Meza Flores y encargado de decapitar a su enemigos, incluyendo a policías, mientras que al segundo se le consideraba jefe de plaza en Los Mochis y ejecutor de narcomenudistas libres o de competencia, y asesino de socios que pretendían salirse del clan.

En la zona del tiroteo, los infantes de marina encontraron 160 bolsas con mariguana, 32 dosis de cocaína, dos pistolas .38 súper y .45, 137 balas para ambas armas, tres rifles AK-47 Cuerno de Chivo, 12 cargadores abastecidos con 538 tiros, y un chaleco antibalas.

Aunque oscurecía, los infantes de marina no detuvieron la caza de los que evadían el cerco militar. Y tras recorrer el monte durante siete horas encontraron la guarida. Estaban ocultos entre matorrales. Eran ocho. Todos con vestimentas camuflajes, portando fusiles y acorazados en dos camionetas blindadas, ambas Silverado, una de color rojo y otra blanco. Balacera de por medio, los ocho mueren. Serían identificados como Jesús Othoniel Rivera Cárdenas (de 27 años), José Antonio Ayala (46), José Rodrigo Gámez Arce (29), todos de las Lomas de los Gámez; Felipe Sánchez López (42), Arturo Galaviz González (22), Misael Quintero Fuentes (30), Diego Leal Machaco y Jorge Luis Castro Medina (36), éste último residente de la colonia Álamos Country, en Los Mochis.

Del escondite se recogieron 9 rifles AK-47 Cuerno de Chivo, 40 cargadores para esos fusiles abastecidos con mil 242 balas, un rifle AR-15 con ocho cargadores que contenían 290 tiros y dos pistolas, una calibre .9 milímetros cargada con cuatro balas y una .38 súper, desabastecida, seis chalecos antibalas y ocho pecheras tácticas, así como una bolsa con mariguana.

Esa noche, las operaciones contra el cártel de Guasave terminaron con la baja de 12 civiles.

Sin embargo, al amanecer del viernes, el comando de infantes de marina había habilitado como base dos estadios de béisbol. Uno en Guasave y otro en Sinaloa municipio. Ambos, sedes del cártel de Guasave.

Durante la semana, las operaciones de caza de Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro, fueron menos vistosas pero interminables, a las que se sumaron los ministeriales y el Ejército.

Las policías preventivas de ambos municipios fueron excluidas.

Gerardo Amarillas Beltrán, jefe de la policía municipal en Ahome y coordinador de la Policía Ministerial del Estado en la zona norte, fue él único funcionario que habló del combate al cártel de Guasave.

“Los marinos eliminaron al brazo ejecutor de Fausto Isidro Meza Flores, el Chapo Isidro. No está totalmente acabado, pero si muy diezmado y sólo. No puede operar libremente sin temer una traición o que lo ubiquen. Es tiempo, sólo tiempo para que caiga, y ojalá, junto con él, las corporaciones que lo protegían”.

Funcionarios políticos de Guasave y Sinaloa no dieron la cara para opinar sobre el sitio al cártel de Guasave. Todos, como el secretario de la comuna de Guasave, Noel Molina, se refugiaron en sus oficinas y argumentando mucho trabajo, enmudecieron.

Lo decomisado:

5,787 municiones
3 granadas
1 Barret
13 rifles AK-47
1 fusil AR-15
5 pistolas
1 rifle .22
5 vehículos
2 blindados



"Ya lo tratan mejor": esposa de Mireles

Sonora.- José Manuel Mireles está bien de salud y recibe un buen trato en el penal de Sonora, donde está recluido desde hace casi un mes, afirmó Ana Valancia, esposa del fundador de los grupos de autodefensa en Michoacán.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, dijo que la detención de su esposo es un asunto político, porque "las pruebas como que no encajan".

"No tengo ninguna queja del trato que le están dando" a José Manuel Mireles en el penal de máxima seguridad de Sonora, donde fue trasladado luego de ser detenido por portación de armas de uso exclusivo del Ejército.

Ana Valencia narró que en sus visitas, el ex autodefensa le dice que todo está bien, que "le va a echar ganas y que cree en Dios".

Explicó que su abogado defensor es Salvador Molina y no Talía Vázquez, pues ella no es penalista y sólo colabora en algunos trámites.

"Talía no es la abogada, ayer hablé con su abogado Salvador Molina, él me dijo que ella no es abogada del doctor porque no es penalista, pero ella colabora con ellos cuando tienen que hacer algo y le queda a la mano en la ciudad de México, como ellos tienen que estar recabando pruebas Michoacán se requiere documentación y ella los apoya", dijo.

José Manuel Mireles fue detenido el 27 de junio por fuerzas federales en el municipio de Lázaro Cárdenas por portación de armas de uso exclusivo del Ejército. Junto con el ex líder de autodefensas fueron capturadas otras 69 personas, a quienes les fueron decomisadas armas largas y cortas.



miércoles, 23 de julio de 2014

Desaparecen a familia regia en Tamaulipas

Una familia originaria de Monterrey, fue reportada desaparecida durante el traslado de la ciudad regiomontana hacia Tampico, donde asistirían a un funeral.


Entre los cinco miembros, se encuentran dos menores de edad, informó la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, que revela, también se hizo una denuncia en la ciudad neolonesa.

De acuerdo a lo indicado, el señor José Andrés López Ramírez de 43 años; su esposa Hortensia Esther Ramírez Calles de 43, sus hijos, José Andrés y Jessica López Ramírez de 16 y 7 años de edad respectivamente; y la madre de Hortensia, Gloria Ramírez Pulido de 73 años, abordaron la camioneta Ford Explorer color vino y con placas de circulación SKW-1770 el pasado lunes 21 por la mañana por la mañana.

Todos se dirigían hacia la ciudad de Tampico Tamaulipas debido a que venían al velorio y entierro de la madre de José Andrés.

Los hechos fueron denunciados por parte de Diana Bautista Ramírez quien se encuentra en la ciudad de Monterrey y también por Diana Herrera, la cual reside en Tampico, ambas familiares de las personas desaparecidas.

Según sus familiares, el último contacto que tuvieron con ellos fue alrededor de las 18:00 horas del lunes, cuando el padre de familia les comentó por teléfono que se encontraban en una gasolinera de Ciudad Victoria cargando combustible.

Al transcurso de casi 4 horas, una de sus sobrinas trató de comunicarse con él marcando a su teléfono celular, pero el aparato ya se encontraba apagado.



Jornada violenta en Nuevo Progreso, Tamaulipas

Las balaceras se registraron en el municipio de Nuevo Progreso y en la carretera Reynosa-San Fernando; unas diez personas habrían muerto, pero autoridades aún no lo confirman

Por lo menos 10 muertos es el saldo que habrían dejado dos enfrentamientos entre grupos del crimen organizado, y posteriormente contra fuerzas federales, en el municipio de Nuevo Progreso, y en la carretera Reynosa-San Fernando.

Fuentes de la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas informaron que los enfrentamientos entre hombres armados iniciaron pasadas la 19:30 horas en la periferia del municipio de Río Bravo, y se extendieron hasta Nuevo Progreso.

En Río Bravo hombres armado perseguían a un hombre y lo detuvieron; hubo disparos, y enfilaron hacía el municipio de Nuevo Progreso, en dicha municipalidad fueron detectados por fuerzas federales iniciándose una balacera que duró por más de tres horas.

 Allí quedarían abatidos por lo menos seis hombres armados, entre "El Pantera" considerado como el segundo al mando de un grupo criminal que opera en el municipio que comparte frontera con Progreso, Texas, sin embargo, las autoridades de la PGJT están por confirmar el número de muertos y detenidos.

Tras la balacera se registraron bloqueos para impedir el acceso de más fuerzas federales al municipio fronterizo. Para ello, los hombres armados quemaron automóviles y cerraron la carretera a Matamoros y Reynosa con camiones y autos particulares.

La situación de riesgo continuaba en Nuevo Progreso cuando se reportó otro enfrentamiento a balazos entre hombres armados en la carretera Reynosa-San Fernando, a la altura del ejido El Tejón, ubicado a 20 kilómetros de San Fernando.

En este sector, se reportaron por lo menos cuatro hombres armados abatidos. Fuerzas federales cerraron la circulación desde la garita ubicada en el kilómetro 26, ya que también se registraron bloqueos en el ejido Alfredo B. Bonfil, mejor conocido como "Periquitos".

Hasta las 23:30 horas la situación de riesgo continúa en ambas zona de la región fronteriza de Tamaulipas.



lunes, 21 de julio de 2014

Cae "El Chicano" lider de una celula de los Artistas Asesinos


Ciudad Juarez Chihuahua.- Agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) detuvieron al presunto autor intelectual de la ejecución de dos conocidos abogados de Ciudad Juárez, Chihuahua. El sujetos fue identificado como líder de una célula delictiva.

“William Alfonso Fonseca Reyes, de 29 años, El Chicano, lideraba una célula criminal de la banda delictiva Artistas Asesinos”, cuyo grupo ha sido vinculado por las autoridades policiacas con el cártel de Sinaloa.
La fiscalía precisó que dicho sujeto fue detenido por su probable responsabilidad –en grado de autoría intelectual- en el delito de homicidio cometido en perjuicio de los abogados Salvador Guillermo Urbina Quiroz (52) y César Cordero Gutiérrez (37).
Como se recordara, ambos profesionistas fueron ejecutados la tarde del pasado 26 de mayo en el interior del despacho jurídico ubicado en la calle Melquiades Alanís No. 5810, en la colonia Partido Díaz, de esta ciudad fronteriza.

En los términos de la flagrancia se detuvo inicialmente al autor material Óscar Adrián Martínez Martínez, alías El Batres, quien llegó al despacho con otro sujeto, y segundos después se introdujo al privado del despacho, donde ejecutó a los litigantes.

Lla fiscalía resaltó mediante un comunicado que “una vez que se logró la detención de “El Batres” se obtuvo información valiosa, se estableció el móvil de los hechos y se logró identificar al autor intelectual del doble homicidio”.

“Continuando con la investigación se obtuvieron elementos de prueba contundentes para poder acreditar la probable responsabilidad de William Alfonso: estos elementos probatorios fueron utilizados para solicitar la orden de aprehensión”, añadió.

Por ello, la noche de este sábado, elementos del grupo especializado de Ordenes de Aprehensión de la FGE, lograron la detención del presunto líder del grupo delictivo cuando se encontraba en un ‘punto’ de la colonia Hidalgo de esta frontera.

“Luego de su arresto, fue trasladado a las instalaciones de la fiscalía para que fuera revisado por un médico legista, donde momentos más tarde fue puesto a disposición de un Juzgado de Garantía, donde el agente del MP le formuló imputación por el delito de doble homicidio”, se concluyó