Entrar a pagina

jueves, 28 de abril de 2016

Caro Quintero… como un animal salvaje vivio en la carcel

Lejos ya del papel de capataz de los cerca de 7 mil jornaleros que participaban en las tareas relacionadas con el tráfico de drogas desde el rancho El Búfalo, Rafael Caro Quintero, quien decía hallarse “jodido” y estar “hasta la madre” tras 17 años de prisión, admitió que era “enamorado de tiempo completo”, que era rebelde desde pequeño porque le resultaba “muy difícil acatar órdenes”, y que tanto él como sus hermanos le tenían miedo a la gente. “Es mala comparación pero éramos como animales salvajes”, dijo en la entrevista que se reproduce enseguida y que se publicó en el libro Máxima Seguridad, de Julio Scherer García.

Rafael Caro Quintero es un zombie. Dejó de vivir. Calada la gorra beige hasta las cejas, corre vueltas y vueltas alrededor del patio. No altera el paso, rítmicos los movimientos, perfectos. El cuello permanece inmóvil y el cuerpo carece de expresión. Nada lo detiene, nadie lo interrumpe.
Lejos ya del papel de capataz de los cerca de 7 mil jornaleros que participaban en las tareas relacionadas con el tráfico de drogas desde el rancho El Búfalo, Rafael Caro Quintero, quien decía hallarse “jodido” y estar “hasta la madre” tras 17 años de prisión, admitió que era “enamorado de tiempo completo”, que era rebelde desde pequeño porque le resultaba “muy difícil acatar órdenes”, y que tanto él como sus hermanos le tenían miedo a la gente. “Es mala comparación pero éramos como animales salvajes”, dijo en la entrevista que se reproduce enseguida y que se publicó en el libro Máxima Seguridad, de Julio Scherer García.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Rafael Caro Quintero es un zombie. Dejó de vivir. Calada la gorra beige hasta las cejas, corre vueltas y vueltas alrededor del patio. No altera el paso, rítmicos los movimientos, perfectos. El cuello permanece inmóvil y el cuerpo carece de expresión. Nada lo detiene, nadie lo interrumpe.
Desde los centímetros abiertos de una ventana horizontal de vidrios como acero, le grito:
–¡Rafael!
Sé que me escucha. Sigue.
De nuevo:
–¡Rafael!
Sigue.
Otra vez.
Apenas se detiene. Me reconoce.
Hace casi veinte años el país se asomó al escándalo del narco. Fue denunciado “El Búfalo” como una extensión inmensa sembrada de marihuana. El capataz era Caro Quintero, con dominio sobre siete mil jornaleros. Las crónicas de la época afirmaron que se trataba de mano de obra envilecida. Sueldos ínfimos y vigilancia perruna alrededor de sus barracas.
Los tráilers con droga circulaban por la carretera al norte como un automóvil en una vía desierta. Personas importantes estaban detrás del gran negocio. De otra manera costaría trabajo explicarse la impunidad imperante en aquella región de Chihuahua.
Se supo entonces de la vanidad de Caro Quintero. Millonario, apuesto, personaje inédito que rozó la leyenda, fue tema de corridos. Caro Quintero daba entrevistas y se gozaba con sus fotografías en los periódicos. Su sonrisa, anchos y fuertes los dientes, se correspondía con la de un actor.
–¿Qué piensa del narco, Rafael?
–A estas alturas no sé ni qué contestarle. Voy para 17 años preso. Es malo por tanto vicio con la juventud. Creo que ahora está más arraigado con la gente. En aquel tiempo no éramos viciosos. Yo no le pegaba a nada.
–¿Y los demás?
–Pues que yo haya visto, no. En aquel tiempo no era el desmadre que es ahora. No había esos pleitos de hoy, eso de cártel contra cártel.
–¿Se pensaba inocente?
–No le voy a decir que era inocente. Tenía veintitantos años. La necesidad y la falta de estudios me hicieron meterme. Era y soy muy pobre. A estas alturas ya está uno acabado. Ahora ya no somos las personas que caímos.
–¿Perdió todo?
–La mayoría de mis cosas.
–¿Qué tenía?
–Unos ranchos, bastante ganado, todo me decomisaron.
–¿Cuántos ranchos?
–Seis.
–¿Y ganado?
–Como cinco mil cabezas. Era muy bueno. Tenía Indobrasil, Angus, Bravo.
–¿Para quién trabajó?
–Para nadie.
–¿Trabajó para Arévalo Gardoqui, secretario de la Defensa? Miles de jornaleros estaban bajo sus órdenes y había soldados en “El Búfalo”.
–Para nada. Yo no tengo relación con toda esa gente.
–¿De qué complicidades se valió para hacer tanto como hizo?
–A puro valor. A puro valor tonto, porque no era otra cosa. Nada más ir por allí para ver si pegaba, ¿me entiende?
–No, no entiendo.
–A ver si se podía. Pero yo no estaba bien con nadie, con ningún policía.
–¿Y cómo pasaban los tráilers de un lado para otro?
–En aquel tiempo no estaba tan duro como hoy. Y sobre cosas así no me gustaría tocar el tema.
–Cuente.
–No tengo que contar sobre eso. Yo empezaba.
–¿Y hubiera seguido?
–No sé qué habría pasado.
–¿Saldrá de Almoloya?
–Pues si Dios quiere. Tengo muchas esperanzas. Tengo que salir. Tengo una familia que me está esperando. Tengo que ayudarle a mi esposa con mis hijos.
–¿Cuántos?
–Cuatro.
–¿Sólo cuatro?
–Hay otros cuatro por fuera.
–¿Reconoció a los ocho?
–A la mayoría. Aquí es complicado porque sólo pueden entrar doce personas. Mi esposa, mis cuatro hijos, mi mamá, mi suegra y mis cinco hermanas. A mis hermanas les es difícil venir acá. Las atacan por la prensa, la tele, por todos lados…
Fragmento de la entrevista que se reproduce en la edición 1919 de la revista Proceso, actualmente en circulación.. Fue denunciado “El Búfalo” como una extensión inmensa sembrada de marihuana. El capataz era Caro Quintero, con dominio sobre siete mil jornaleros. Las crónicas de la época afirmaron que se trataba de mano de obra envilecida. Sueldos ínfimos y vigilancia perruna alrededor de sus barracas.
Los tráilers con droga circulaban por la carretera al norte como un automóvil en una vía desierta. Personas importantes estaban detrás del gran negocio. De otra manera costaría trabajo explicarse la impunidad imperante en aquella región de Chihuahua.
Se supo entonces de la vanidad de Caro Quintero. Millonario, apuesto, personaje inédito que rozó la leyenda, fue tema de corridos. Caro Quintero daba entrevistas y se gozaba con sus fotografías en los periódicos. Su sonrisa, anchos y fuertes los dientes, se correspondía con la de un actor.
–¿Qué piensa del narco, Rafael?
–A estas alturas no sé ni qué contestarle. Voy para 17 años preso. Es malo por tanto vicio con la juventud. Creo que ahora está más arraigado con la gente. En aquel tiempo no éramos viciosos. Yo no le pegaba a nada.
–¿Y los demás?
–Pues que yo haya visto, no. En aquel tiempo no era el desmadre que es ahora. No había esos pleitos de hoy, eso de cártel contra cártel.
–¿Se pensaba inocente?
–No le voy a decir que era inocente. Tenía veintitantos años. La necesidad y la falta de estudios me hicieron meterme. Era y soy muy pobre. A estas alturas ya está uno acabado. Ahora ya no somos las personas que caímos.
–¿Perdió todo?
–La mayoría de mis cosas.
–¿Qué tenía?
–Unos ranchos, bastante ganado, todo me decomisaron.
–¿Cuántos ranchos?
–Seis.
–¿Y ganado?
–Como cinco mil cabezas. Era muy bueno. Tenía Indobrasil, Angus, Bravo.
–¿Para quién trabajó?
–Para nadie.
–¿Trabajó para Arévalo Gardoqui, secretario de la Defensa? Miles de jornaleros estaban bajo sus órdenes y había soldados en “El Búfalo”.
–Para nada. Yo no tengo relación con toda esa gente.
–¿De qué complicidades se valió para hacer tanto como hizo?
–A puro valor. A puro valor tonto, porque no era otra cosa. Nada más ir por allí para ver si pegaba, ¿me entiende?
–No, no entiendo.
–A ver si se podía. Pero yo no estaba bien con nadie, con ningún policía.
–¿Y cómo pasaban los tráilers de un lado para otro?
–En aquel tiempo no estaba tan duro como hoy. Y sobre cosas así no me gustaría tocar el tema.
–Cuente.
–No tengo que contar sobre eso. Yo empezaba.
–¿Y hubiera seguido?
–No sé qué habría pasado.
–¿Saldrá de Almoloya?
–Pues si Dios quiere. Tengo muchas esperanzas. Tengo que salir. Tengo una familia que me está esperando. Tengo que ayudarle a mi esposa con mis hijos.
–¿Cuántos?
–Cuatro.
–¿Sólo cuatro?
–Hay otros cuatro por fuera.
–¿Reconoció a los ocho?
–A la mayoría. Aquí es complicado porque sólo pueden entrar doce personas. Mi esposa, mis cuatro hijos, mi mamá, mi suegra y mis cinco hermanas. A mis hermanas les es difícil venir acá. Las atacan por la prensa, la tele, por todos lados…
Fragmento de la entrevista que se reproduce en la edición 1919 de la revista Proceso, actualmente en circulación.



lunes, 25 de abril de 2016

La travesía criminal del ´Chino Ántrax´

Miembro del cártel de Sinaloa desde finales de los noventa, identificado como escolta de la familia Zambada desde los primeros años del nuevo siglo, y reconocido como líder sicario del brazo armado los Ántrax del Cártel de Sinaloa desde 2008, José Rodrigo Aréchiga Gamboa está ubicado por las autoridades –extraoficialmente– como autor material e intelectual de decenas de homicidios cometidos en contra de los integrantes de Cártel de Los Beltrán Leyva y los Carrillo Fuentes en Sinaloa, Sonora y Baja California, por lo menos desde 2007.

Durante los últimos cinco años, reportes periodísticos advierten su paso por Sinaloa, Sonora y Baja California, pero en ningún estado existe orden de aprehensión o expediente abierto en su contra; la Procuraduría General de la República (PGR) tampoco lo buscó nunca.

Datos recientes indican la ampliación de su actividad criminal a Guerrero, Morelos y Estado de México, pero de nuevo los datos constan solo en versiones de las áreas de investigación y/o inteligencia que proporcionan información a la prensa, pero casi nada consta en expedientes, con excepción de los dichos de algunos criminales detenidos que aseguran “trabajar” para el Chino o Los Ántrax.

En Baja California Sur, la PGR iniciaba apenas la investigación de una línea que ubicaba a Rodrigo Aréchiga como presunto responsable de ordenar el asesinato de Francisco Arellano Félix el Doctor, cometido en el municipio de Los Cabos el 18 de octubre de 2013.
Sus actividades criminales con el Cártel de Sinaloa empezaron de la mano de Vicente Zambada Niebla, el Vicentillo. Veinteañeros ambos, dos, tres años más joven José Rodrigo Aréchiga Gamboa el Chino Ántrax, llegó a Baja California como escolta del hijo de Ismael el Mayo Zambada, a finales de los años noventa, cuando la pugna entre la mafia sinaloense y el Cártel de los Arellano Félix se recrudeció en Tijuana y Mexicali a partir de la escisión intencional del CAF, que peleó a sangre encabezar criminalmente el territorio de las californias.

La presencia del Chentillo y su gente en Tijuana obra en expedientes criminales que datan del año 2000, señalados como jefes criminales de un grupo de matones, integrados por policías y ex policías responsables de varias muertes, entre ellas del jefe de la policía de Tijuana, Alfredo de la Torre .

De entonces su relación y amistad con Cenobio Flores y/o Luis Fernando Castro Villa el Checo (prófugo) y Gonzalo Inzunza, el Macho Prieto (presuntamente muerto en Sonora 18 de diciembre 2013), designados para coordinar criminalmente la plaza Mexicali para la mafia sinaloense.

Entre 2007 y 2009, expedientes oficiales y extraoficiales de la procuraduría del estado mencionan la presencia de sicarios sinaloenses, trasladados exprofeso a Mexicali, para asesinar a policías y civiles que sirvieran al Cártel Arellano y al Cártel Beltrán Leyva. Para entonces los Ántrax ya se habían convertido en el brazo armado del Cártel de Sinaloa encabezado por los Zambada. Los narco-corridos refiriendo la relación de Rodrigo Aréchiga con los líderes narcotraficantes de Baja California empezaban a inundar las redes sociales.
Precisamente en la capital bajacaliforniana el Chino Ántrax hizo relación con Alfonso Arzate el Aquiles, cuando este último, apoyaba en el valle el movimiento de cargamentos de droga realizados por el Macho Prieto.

Arzate y Aréchiga escalaron espacios en el organigrama delictivo prácticamente al mismo tiempo: el primero desplazando a Fernando Sánchez Arellano el Ingeniero, aprovechando la debilidad financiera del CAF originada por su pugna interna con Eduardo García Simental, el Teo, y el segundo tras la detención de su jefe directo Vicente Zambada en marzo de 2009.

Desde entonces eran comunes los traslados del Chino Antrax de Culiacán a Los Cabos, Tijuana o Mexicali, para supervisar el trasiego de su droga y la de Ismael Zambada Imperial, el Mayito Gordo, la cual cruzaban por toneladas a Baja California Sur y por las entidades bajacalifornianas. Lo hacían protegidos por los cabecillas de las células de traficantes locales.
Su presencia constante en ambas regiones también estuvo resguardada por cuantiosos pagos a las policías estatales y municipales. De hecho en Baja california hubo poca referencia a su presencia, después de los asesinatos de Alfredo de la Torre (Tijuana 2000) y del ex comandante José Ramón Velázquez (Mexicali 2007), quien reveló la presencia de grupos armados del Cártel de Sinaloa en Mexicali solapado por la Procuraduría del Estado y respaldados operativamente por agentes ministeriales.

Rodrigo Aréchiga en BCS

La presencia de este personaje fue detectada en febrero del 2011 en Baja California Sur, cuando la policía municipal de Los Cabos detuvo a un vendedor de droga y en los celulares le encontraron fotografías de armas largas, granadas, vehículos blindados y un cartel que circulaba entre los celulares de delincuentes y donde eran convocados a formar parte de “Las Fuerzas Especiales de los Ántrax” en ese municipio.

El vendedor de droga fue consignado al Centro de Operaciones Estratégicas (COE) y los datos obtenidos del teléfono ayudaron a los investigadores a detectar la presencia de Noé Castro, identificado como el R1, quien en ese entonces funcionaba como brazo derecho de José Rodrigo Aréchiga Gamboa en la comunidad comondueña.

El criminal, presunto hermano de Christopher y Redelio Castro, este último conocido como el Pocho Ántrax, -asesinados el 14 de mayo del 2009 y el 7 de marzo del 2010, respectivamente-, había iniciado operaciones en Los Cabos y fue identificado por fuerzas militares como la persona que grabó un audio enviado al Ejército para anunciar el inicio de operaciones de este grupo de sicarios.

En su comunicado aseguraban que habían llegado a defender a la población de la posible entrada de Los Zetas, por órdenes de Ismael el Mayo Zambada.

Detrás de el R1, de acuerdo con el trabajo de inteligencia de la PGR y la Sedena, aparecía el Chino Ántrax, quien temporalmente vivió en Los Cabos y estuvo a punto de ser capturado en el 2012, cuando elementos federales realizaron tres cateos en el exclusivo fraccionamiento de El Pedregal de Cabo San Lucas; el hombre escapó y las fuerzas del orden solo lograron asegurar drogas y armas.

En este operativo especial realizado en junio del 2012 participaron agentes de la PGR y efectivos de la Sedena y la Marina, quienes, sigilosos, únicamente utilizaron unidades terrestres.

Desde entonces no se tuvo mayor registro de él en Los Cabos, hasta que —de acuerdo con un funcionario de la PGR— se inciaron pesquisas para confirmar que fue el responsable de planear y ordenar el crimen de Francisco Rafael Arellano Félix en Los Cabos, a través de un sicario de su confianza identificado como el R1. El motivo, indican las fuentes consultadas, fue que Rafael Arellano había reiniciado sus actividades delictivas aunque constreñidas al lavado de dinero, pero Aréchiga quería dejar claro de quién era la plaza.
La PGJE confirmó que aunque todavía no termina la investigación por el homicidio Arellano, tiene indicios de que el responsable del crimen pudo ser un matón identificado como R13, el cual coincide con el homicida en rasgos y complexión física, pero en el estado reiteraron que tienen a otros dos sospechosos

Los Ántrax

Limitada es la información y expedientes oficiales que contiene el nombre y crímenes cometidos por José Rodrigo Aréchiga Gamboa, el Chino Ántrax; la única procede de autoridades de Estado Unidos, básicamente la acusación sellada 13-CR-4517-DMS emitida por la fiscalía en San Diego, California del 20 de diciembre de 2013, y la alerta del Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitida –con todo y fotografía– el 8 de enero de 2014.

“…es responsable de la selección y eliminación de rivales de Zambada García”, “también se encarga de la transportación y asuntos de logística”, acusó el gobierno norteamericano.
En México la actividad de los Ántrax y sus jefes delictivos está revelada en notas periodísticas fundamentadas conforme a sus autores, en versiones proporcionadas por La Secretaría de la Defensa, las Secretarías de Seguridad, la Procuraduría General de la República y hasta los Servicios Médicos Forenses asentados en Sinaloa, Sonora, Baja California, Guerrero, Distrito Federal y Estado de México.

Conforme a estos datos, las autoridades han combatido este brazo armado dedicado a proteger las espaldas de la prole del Mayo Zambada y asesinar a los competidores, que en el primer momento de la pugna sinaloense fueron defendidos por Los Zetas, quienes ingresaron al territorio criminal para proteger los intereses delictivos de los hermanos Beltrán Leyva en la pugna iniciada contra Guzmán y Zambada entre 2007 y 2008.

De quienes iniciaron este grupo de sicarios, desactivaron a Manuel Torres Félix el Ondeado, criminales opositores proporcionaron información y elementos del Ejército Mexicano lo abatieron el 13 de octubre de 2012.

En condiciones similares, pero esta vez enfrentado con personal de la Secretaría de Marina, murió (presuntamente, la PGR no ha dado información de la posesión del cadáver) Gonzalo Inzunza el Macho Prieto el 18 de diciembre de 2013; la Comisión Nacional de Seguridad confirmó el deceso al día siguiente. Y al chino Ántrax lo detuvieron en Holanda 13 días después.



domingo, 24 de abril de 2016

Cuando la leyenda de Caro Quintero, paisano de ‘El Chapo’, ofreció pagar la deuda externa con EU

Una de las leyendas en torno a Rafael Caro Quintero, liberado la madrugada del viernes del penal de Puente Grande, gira en torno a que tras su detención en 1985 ofreció pagar la deuda externa de México, en aquel entonces de más de 80 mil millones de dólares.

Supuestamente Caro Quintero propuso al gobierno del expresidente Miguel de la Madrid que lo dejara trabajar sus cultivos de mariguana durante dos años más sin que le molestaran y a cambio de ello él pagaría la deuda externa. Sin embargo, las autoridades rechazaron el ofrecimiento.

Se trataba de una grabación; muchas personas pensaron que efectivamente era la voz del capo pero presuntamente fue una parodia de un comediante.

Después el sinaloense negó haber hecho esas declaraciones.

Caro Quintero nació el 3 de octubre de 1952 en la comunidad de La Noria, municipio de Badiraguato, Sinaloa el mismo lugar donde vio la luz Joaquín El Chapo Guzmán. Estudió hasta primero de primaria.

Provenía de una familia de campesinos de bajos recursos. Es el mayor de un total de tres hermanos.

Caro Quintero dejó a su familia a los 18 años para irse a trabajar como chofer de camiones. Posteriormente comenzó a cultivar mariguana en el terreno de su padre, lo que le trajo grandes ganancias pues en poco tiempo adquirió propiedades aledañas al predio.

Conocido como el “narco de narcos”, Caro Quintero fue uno de los narcotraficantes más poderosos de México en los años 80. Se le atribuye el surgimiento del tráfico de drogas a gran escala hacia Estados Unidos, el principal mercado para los grupos delincuenciales mexicanos.

Su maestro en el negocio del tráfico de drogas fue el narcotraficante Pedro Avilés Pérez.

Junto a Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, fundó el cártel de Guadalajara, que en los 80 fue uno de los más poderosos de México. Además formó una red de lavado de dinero con empresarios y policías.

Cobró notoriedad por su ostentoso nivel de vida y por la manera en que supuestamente ayudaba a los más necesitados.

Con apenas 29 años, Rafael Caro Quintero ya había amasado una fortuna estimada en 500 millones de dólares, 36 casas y era accionista de 300 empresas en Guadalajara. Controlaba además la siembra de mariguana en varias regiones de Sonora.

Era dueño de una fábrica empaquetadora de mariguana en el rancho El Búfalo, en Chihuahua, donde en noviembre de 1984 fueron confiscadas 10 mil toneladas de la droga. En ese estado poseía grandes extensiones de tierra y contaba con sofisticados sistemas de riego que le permitían cosechas todo el año.

Elementos del Ejército realizaron el aseguramiento junto con autoridades estadunidenses en ese rancho. Agentes de la DEA contribuyeron a la realización de dicho operativo, pero Caro Quintero recibió el “pitazo” por parte de los policías a los que tenía comprados y no logró ser detenido.

El sinaloense estaba en la lista de los más buscados de la DEA. Fue acusado de matar al agente de la DEA Enrique Camarena, y su piloto, el 7 de febrero de 1985.

Al ser detenido en Costa Rica le fueron decomisados la casa donde se le encontró, un arma chapada en oro con incrustaciones de diamantes, 300 mil dólares en efectivo, joyas por un valor de un millón de dólares, dos carros de lujo. También cuatro propiedades valuadas en 1.9 millones de dólares.

Sus inversiones en aquel país centroamericano rebasaron los 2.5 millones de dólares.

Al capturarlo, la policía encontró a Sara Cristina Cosío Vidaurri, hija del exsecretario de Educación de Jalisco y sobrina de un exgobernador de esa entidad, quien presuntamente estaba secuestrada.

“Yo no estoy secuestrada… yo estoy enamorada de Caro Quintero”, diría Sara en ese entonces.



lunes, 28 de marzo de 2016

Cae operador de 'El Chapo' Guzmán

Grupos de élite de la Policía Federal y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detuvieron en la ciudad de Oaxaca a Juan Manuel Álvarez Inzunza, "El Rey Midas", identificado por el gobierno federal como el principal operador de "lavado" de dinero de Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera e Ismael "El Mayo" Zambada García.

"La coordinación al más alto nivel de labores de inteligencia y campo, tanto de la Policía Federal como de los elementos militares, permitió ubicar a este sujeto, quien se desplazaba entre los estados de Sinaloa y Jalisco, pero que relajó su círculo de seguridad para vacacionar en la capital del estado de Oaxaca, por lo que se identificó el momento adecuado para la captura, que se efectuó sin la necesidad de disparos de armas de fuego y sin poner en riesgo a otros ciudadanos", informó la Policía Federal.

La dependencia explicó que Juan Manuel Álvarez, de 34 años de edad, presuntamente blanqueaba recursos obtenidos por actividades ilegales, como narcotráfico y extorsiones, a través de un esquema de empresas, centros cambiarios y prestanombres, establecidos principalmente en Sinaloa y Jalisco.
El gobierno federal estima que Álvarez Inzunza blanqueó entre 300 y 400 millones de dólares anuales para el Cártel de Sinaloa, lo que equivale a 4 mil millones de dólares (mmd) durante la última década.
"Las investigaciones pudieran vincularlo con una red internacional de lavado de dinero desde ciudades como Tijuana, Culiacán o Guadalajara, y enlaces con otras naciones como Colombia, Panamá y Estados Unidos", detalló.

El detenido también se identificaba como Erick Tadeo Inzunza Zazueta, Juan Manuel Salas Rojo o Juan Manuel



domingo, 27 de marzo de 2016

Capturan a El R-1 del Cártel de Sinaloa junto a ocho personas mas

Elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) detuvieron a  Raúl Beltrán Quintero, conocido como el "El R-1", presunto del cartel de Sinaloa y 8 personas más en Caborca, Sonora.
A los detenidos en Puerto de Lobos, situado a 94 kilómetros al sureste del municipio de Caborca se les aseguraron 8 armas de fuego, cargadores, cartuchos útiles y dos vehículos con reporte de robo.

La corporación informó que el arresto fue derivado de los operativos de prevención y vigilancia que realizan elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) en la región, se logró el arresto de nueve personas, incautándoles armas, cargadores y vehículos con reporte de robo.

Los hechos ocurrieron en el transcurso de la madrugada de este día en el sitio conocido como El Charco, donde los oficiales de la PESP detuvieron a Raúl Beltrán Quintero alias “El 9” y/o “El Wico”, de 50 años de edad y a otras 8 personas, entre ellos un menor de edad.

En el operativo se logró el aseguramiento de dos automóviles, un Toyota línea FJ Cruiser, modelo 2012 y un Cadillac Escalade modelo 2007, ambos con reporte de robo en Estados Unidos. También se les decomisaron 8 armas de cortas de diferentes calibres, cargadores y cartuchos útiles.

Arrestados

Los detenidos responden a los nombres de Ricardo “N”, de 22 años; Geu “N”, de 28 años; Adrián “N”, de 24; Éder “N”, de 29; José “N”, de 62; Crispín “N” de 42; Manuel de Jesús “N”, de 38, así como un menor de edad.

Raúl Beltrán Quintero es hermano de Manuel Beltrán Quintero "El Nini", quien en 2014 fue detenido por autoridades federales por sus presuntos vínculos con el crimen organizado.

La Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) realizó el aseguramiento de las armas, cartuchos, cargadores, vehículos y personas, para trasladarlos, quedando disposición del Ministerio Público Federal para las averiguaciones correspondientes.



domingo, 28 de febrero de 2016

¿Que es lo que le da risa a Emma Coronel, esposa de "El Chapo" Guzman?

Emma Coronel Aispuro, actual esposa de Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, quien fue recapturado en Los Mochis, Sinaloa, concedió otra entrevista a Univision  donde reveló si es que siente celos de Kate del Castillo por los mensajes con su esposo.

Al ser cuestionada sobre la delcaración de Donald Trump, donde asegura que el capo sinaloense lo amenazó, Emma sonrío y dijo que "se da demasiada importancia, la verdad. él sería incapaz de amenazar a alguien", respondió la joven de 26 años, madre de dos de las hijas de "El Chapo".

En julio pasado, tras su última fuga del penal de máxima seguridad de El Altiplano, un hijo de "El Chapo" habría publicado un mensaje que el republicano consideró intimidatorio en una cuenta de Twitter. En su momento, el FBI aseguró que investigaba lo ocurrido y el aspirante dijo, de su parte, que redoblaría su seguridad.

Emma Coronel Aispuro, es una exreina de belleza de 26 años, que se convirtió en la tercera esposa de “El Chapo” cuando ella tenía 18 años de edad.

Nació en California y se encontraba con Guzmán Loera cuando fue detenido por segunda vez en 2014. Ambos se encontraban en un condominio llamado Miramar, ubicado en la zona del malecón del puerto de Mazatlán.

Ese año, Emma también fue detenida, pero puesta en libertad luego, porque no se le comprobó crimen alguno y sus abogados le consiguieron un amparo judicial para evitar un futuro encarcelamiento.

¿La esposa del Chapo tiene celos de Kate del Castillo? Foto: Video Univision
La esposa del Chapo dice que no tiene celos de Kate del Castillo Foto: Video Univision

Desde entonces se desconocía su paradero, y fue hasta ahora que salió a la luz la entrevista de la esposa del narcotraficante más buscado en América Latina, en la que dice temer por la vida de su esposo.

Algunos de sus familiares han sido relacionados con el tráfico de drogas, como Ignacio Coronel, su tío, quien fue abatido por el Ejército Mexicano, mientras era una figura importante del Cártel de Sinaloa.

“El Chapo” y Coronel se conocieron cuando ella se convirtió, a los 17 años, en la reina de la Gran Feria del Café y la Guayaba en Durango, México, en el 2007.
 "El Chapo" esperó para casarse con ella hasta que cumpliera la mayoría de edad. Tuvieron dos hijas gemelas, nacidas en Estados Unidos.